Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 30 Julio 2021

Vacunados contra COVID-19 no pierden sus derechos ni son propiedad de las farmacéuticas

Por Gloria Correa

Esta desinformación carece de sustento ya que la Declaración Internacional de Derechos Humanos establece que nadie puede perder sus derechos básicos bajo ningún escenario.

Desde el mes de junio de 2021 en Facebook (1,2,3) circula una imagen que incluye la siguiente frase: “Los vacunados con ARN ya no tienen derechos humanos ni del Estado. Son patentes de la corporación que diseñó el fármaco”. 

Publicación etiqueta falso

Otras publicaciones con contenido muy similar también han circulado recientemente por redes sociales como Facebook (1,2), Twitter y en páginas web (1,2).  Pero todo esto es desinformación sobre las vacunas contra COVID-19, en particular las que utilizan tecnología de ARNm, como las de Pfizer y Moderna.

En algunas de estas publicaciones hacen alusión a un controvertido caso que se dio en el 2012 en Estados Unidos, en el cual una sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos dictó que un gen natural (una parte del ADN) no era patentable, ya que se encontraba en la naturaleza, pero sí permitió que un nuevo gen complementario desarrollado en el laboratorio fuese patentado.

No obstante, esas publicaciones en redes sociales han tergiversado dicho caso señalando erróneamente que “la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que no se puede patentar el ADN humano, porque era un producto de la naturaleza. Sin embargo, al final del fallo se aprobó que si se llegara a cambiar el genoma humano como se está haciendo hoy mediante la inoculación de ARN mensajero, entonces ese genoma puede patentarse y se clasifica como propiedad privada”.

Pero aquí utilizan la falsa idea de que las vacunas de ARNm contra COVID-19 modifican la información genética para difundir más desinformación.

Desde los Centros para la prevención y control de enfermedades en Estados Unidos (CDC) y muchos otros organismos y autoridades en salud (1,2,3,4, 5) han aclarado que las vacunas de ARNm no modifican nuestra información genética. 

En Colombiacheck también lo hemos desmentido en chequeos previos (1,2,3, 4). 

Los vacunados no pueden perder sus derechos 

En la Declaración Universal de Derechos Humanos, proclamada el 10 de diciembre de 1948 en París por la Asamblea General de las Naciones Unidas, están consignados los derechos humanos básicos.

En el Artículo 2  de dicha declaración se indica que ninguna persona puede perder los derechos y libertades allí proclamados bajo ninguna índole, lo cual aplica para el escenario de la vacunación contra COVID-19. 

Artículo 2. Declaración Universal de los  Derechos Humanos

Fuente:https://www.un.org/es/about-us/universal-declaration-of-human-rights

Por el contrario, la vacunación contra COVID-19 es un derecho, el cual debe ser garantizado por los Estados. Una comisión de expertos en Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas a través de una declaración hecha el 9 de noviembre de 2020 resaltó la importancia del acceso universal a las vacunas:

"Los Estados tienen la obligación de asegurar que todas las vacunas y tratamientos contra el Covid-19 sean seguros, estén disponibles y sean accesibles y asequibles para todo el que lo necesite y que en consecuencia el acceso a estas tecnologías debe brindarse para todos sin discriminación y priorizando a quienes sean más vulnerables a la enfermedad”. 

Estas premisas también están consignadas en el Decreto 109 del 29 de enero de 2021 a través del cual se adoptó el Plan Nacional de Vacunación contra COVID-19 en Colombia. 

Por su parte, Carolina Gómez Muñoz, abogada, fundadora e Investigadora del Centro de pensamiento, medicamentos, información y poder de la Universidad Nacional de Colombia (DIME) y asesora del Secretario de Salud de Bogotá, explicó a Colombiacheck que “todas estas vacunas se diseñaron con dinero de los estados, justo para garantizar el derecho humano a la salud. Las vacunas se hacen como garantía de los derechos humanos”. 

“Este letrero es muy engañoso, esa relación causal que intentan establecer entre que una empresa tenga una patente y la pérdida de esos derechos humanos cuando uno ya está vacunado es realmente inexistente”, recalcó Gómez.

Patentes no aplican para humanos

En la Superintendencia de Industria y Comercio en Colombia se indica que una patente es un privilegio que da el Estado a un inventor que haya logrado a través de su invento una solución que le aporte beneficios a la humanidad. El privilegio que otorga la patente consiste en el derecho a explotar económica y exclusivamente el invento por un tiempo determinado de 20 años.

En Colombia, como en otros países, los medicamentos y otras invenciones están cubiertos por patentes, que además brindan protección legal contra la copia. Las vacunas no son una excepción.

Carolina Gómez Muñoz resaltó a Colombiacheck que como existen múltiples vacunas contra COVID-19 en el mundo, esto implica que no sea una sola empresa la dueña de la patente sino varias y hay varias patentes para cada vacuna. Igualmente lo señala esta publicación sobre la red de patentes de las vacunas contra COVID-19 de la revista Nature.

El verdadero debate actual sobre las vacunas y las patentes está centrado en la posibilidad de que las empresas farmacéuticas dueñas de las patentes las liberen para garantizar un mayor acceso a las vacunas como lo han resaltado diversos medios de comunicación a nivel internacional (1, 2, 3, 4).

Gómez también recalcó a Colombiacheck sobre este tema: “La discusión en el debate internacional se está dando es por el acceso a más vacunas. La discusión actual con las vacunas contra COVID-19 es acerca de cómo las patentes violan los derechos humanos en especial el derecho a la salud porque no permiten el acceso a más vacunas e impiden que más gente esté vacunada”. Pero no porque el estar vacunado signifique volverse una patente de las farmacéuticas como señalan en las publicaciones que buscan desalentar la vacunación.

Por su parte María Victoria Sánchez, PhD en Farmacia, investigadora del Laboratorio de inmunología y desarrollo de vacunas del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en Argentina, consultada por los colegas verificadores de AFP, concluyó sobre este tema: “Las empresas sí tienen la patente de su vacuna, pero esto no significa que patenten o tomen posesión de quienes las reciben”.

De este modo concluimos es falso que quienes son vacunados contra COVID-19 pierdan alguno de sus derechos, por el contrario con la vacunación se busca garantizar el derecho a la salud en medio de la pandemia desatada por el nuevo coronavirus. Y los vacunados  tampoco pasan a ser propiedad o “patentes” de las farmacéuticas que producen tales vacunas porque un ser humano no se puede patentar. 

Para consultar más chequeos o explicadores sobre la pandemia puede visitar nuestro especial Mentiras y verdades sobre el coronavirus, también puede sugerirnos un chequeo aquí

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 22 Diciembre 2020

Las vacunas para prevenir el COVID-19 no inciden en la fertilidad ni fueron digitadas en el Evento 201

Por Ana Prieto, AFP Argentina

Una mujer asegura en un video difundido en redes que “las vacunas de ARNm nos esterilizarán y matarán a más de 500 millones de personas” y que fueron digitadas en el “Evento 201”. Esto es falso.

Usuarios de ColombiaCheck nos pidieron verificar un video que ha circulado desde el pasado noviembre en redes sociales , en el que una mujer con acento español, habla por 10 minutos sobre las vacunas para prevenir el COVID-19. 

La mujer afirma que “las vacunas de ARN mensajero,  esterilizarán a quienes se las apliquen y matarán a “más de 500 millones de personas”. Además, señala que las vacunas son obligatorias en España y, como sustento de sus palabras, reproduce un audio en el que un hombre, quien según la publicación en facebook sería un periodista llamado Nicolás Mora, habla también sobre estas vacunas. 

En chequeos previos hemos aclarado desinformación similar que ha circulado sobre  las vacunas de ARNm para prevenir el COVID-19, pues éstas no modificarán nuestra información genética, y tampoco hay pruebas de que producirán esterilidad ni exterminio masivo

Colegas de AFP Argentina verificaron el viralizado video de la mujer y concluyeron que las afirmaciones difundidas son falsas. En Colombia Check replicamos la publicación por una alianza en la lucha contra la desinformación Latam Chequea. 

“Somos millones y millones de personas que no nos queremos vacunar”, dice la mujer en el video compartido en Facebook (1, 2, 3). “Sabemos lo peligroso que es vacunarse: podemos ser estériles, pueden acabar con la humanidad porque de hecho es su propósito, matar más de 500 millones de personas”, agrega.

En el video, que llegó también al WhatsApp a la AFP para su verificación, la mujer agrega que la vacuna será obligatoria en España y que en Perú la están imponiendo los militares en las calles. 

A continuación, reproduce un audio en el que un hombre que no se identifica explica que las vacunas de ARN mensajero (ARNm) “circulan en la sangre hasta encontrar un receptor de enzima ACE2, que existe principalmente en los testículos”. Según la grabación, “el ARN penetra en la célula y reinscribe su código genético”, con lo que esta “ya no sirve para lo que la naturaleza la creó”. Además, asegura el hombre, “el 97% de los varones inoculados quedarán estériles”, así como “el 45% de las niñas”. 

El audio explica que todo esto es un plan urdido en el “Evento 201”.

pantallazo del video vacunas fertilidad

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 25 de noviembre de 2020

 Al 8 de Diciembre, habían 52 vacunas candidatas para prevenir el COVID-19 en fase clínica y 162 en fase preclínica, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). De las 11 que están en la fase 3 de ensayos en seres humanos, dos han sido fabricadas en base a ARN mensajero. De éstas la candidata a vacuna de Pfizer/BioNTech fue aprobada el 2 de Diciembre para uso de emergencia en Reino Unido.

A continuación, la verificación de las principales afirmaciones del video viral.

Obligatoriedad de vacunarse contra el covid-19 en España y Perú: Falso

La mujer afirma que a las vacunas “sí o sí las quieren imponer en todos los países” y que ya es obligatoria en España y en Perú.

Pero el ministro de Sanidad de España, Salvador Illa, descartó el pasado 23 de noviembre que esta vaya a ser obligatoria y afirmó que espera que unos 30 millones de ciudadanos se den la vacuna de manera voluntaria.

En Perú, donde la mujer asegura que la vacuna “se está imponiendo con militares en la calle”, tampoco se ha decretado la obligatoriedad de la vacuna contra el COVID-19, como ya verificó AFP Factual.

Desde principios de noviembre circulan fotografías del país andino con la afirmación de que muestran una vacunación a la fuerza. En realidad, Perú se encuentra en alerta por un brote de difteria, enfermedad erradicada desde hacía 20 años.

Por ese motivo, las autoridades sanitarias pusieron en marcha el 7 de noviembre pasado una doble jornada nacional de vacunación gratuita contra varias enfermedades, entre ellas la difteria. La campaña se realizó con apoyo de patrullas militares para evitar aglomeraciones y contagios de COVID-19.

soldados en perú

Trabajador sanitario toca la puerta de una casa junto a soldados durante una campaña de vacunación preventiva contra la difteria en Lima, el 28 de octubre de 2020 (Luka Gonzales / AFP).

La vacuna ARNm nos “cambiará la genética”: Falso

Las vacunas basadas en el llamado ARN mensajero en estudio y proceso de aprobación  para prevenir el COVID-19, como la mRNA-1273, de Moderna/NIAID, y la vacuna BNT162, de BioNTech/Pfizer, son novedosas en tanto utilizan ingeniería genética para generar una respuesta inmunitaria en el organismo, a diferencia de las vacunas tradicionales, que emplean virus atenuados o inactivos, o toxinas inactivadas, como también lo explicamos en un explicador sobre estas vacunas en ColombiaCheck  

Las vacunas de ARN mensajero aprovechan el proceso natural que usan las células para producir proteínas, en el cual una molécula ARNm lleva información genética desde el ADN (que se encuentra en el núcleo de la célula) al citoplasma (la parte de la célula que se encuentra entre el núcleo y la membrana plasmática). Allí esa información es descifrada para producir proteínas determinadas según las características indicadas.

La doctora María Victoria Sánchez, investigadora del Laboratorio de inmunología y desarrollo de vacunas del argentino Instituto de Medicina y Biología Experimental de Cuyo, explicó a AFP Factual que las vacunas ARNm para prevenir el covid-19 llevan instrucciones para que las células fabriquen la proteína “espiga” del nuevo coronavirus. Una vez fabricada, nuestro sistema inmunológico la reconocerá como “extraña”, induciendo una respuesta de defensa.

En ese proceso, señaló la especialista, el genoma no se ve afectado. “El proceso de traducción del código genético en una proteína se lleva a cabo en el citoplasma, no en el núcleo de la célula”, sostuvo Sánchez. “El ARN mensajero no puede ‘meterse’ en nuestro ADN”. 

 Por su parte, la médica infectóloga de la Universidad de Chile Jeannette Danbach Peña dijo a la AFP que es “absolutamente falso” que estas vacunas modifiquen nuestros genes: “Sólo están diseñadas para que expresen determinadas proteínas y nuestro organismo logre identificarlas y producir las defensas necesarias. Por lo demás, esto es lo que naturalmente hace un virus, y no manipula nuestros genes: expresa proteínas”.

Kenneth Witwer, profesor de patología y neurología molecular y comparativa en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, concuerda: “El ARNm simplemente se traduce en proteína y se degrada rápidamente, sin incidencia en el ADN”, dijo a AFP Factual.

Así mismo, en un chequeo previo en ColombiaCheck desmentimos que estas vacunas no modificarían nuestra información genética , Pablo Ortiz, biólogo colombiano con PhD en biología molecular de la Universidad de Puerto Rico y estudios posdoctorales en la Universidad de Massachusetts y Yale,reafirmó: “Es completamente falso que las vacunas de ARNm (Ácido RiboNucleico mensajero) interactúen de forma directa con el genoma (ADN).”


La vacuna de ARNm provocará infertilidad: Falso

De acuerdo con el audio que la mujer retransmite, la vacuna de ARNm “circula por la sangre hasta encontrar un receptor de enzima ACE 2, que existe principalmente en los testículos”. Por ello, se afirma, “el 97% de los varones inoculados van a quedar estériles”, lo mismo que “el 45% de las niñas”.

La enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) mencionada en el audio es un receptor que facilita el ingreso del nuevo coronavirus a las células. Y no es cierto que se encuentra “principalmente en los testículos”; también se encuentra en los pulmones y otros órganos, como el hígado, los riñones y el corazón. “La ACE2 es una proteína importante para las células humanas. Se encuentra en numerosas células de todo el cuerpo y contribuye a funciones vitales como la regulación de la presión arterial”, explicó Witwer.

Javier Farina, director del Comité de Infectología Crítica de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, concuerda. “El SARS-CoV-2 utiliza el receptor ACE2, que está en múltiples órganos del cuerpo humano, no solo en los testículos, para ingresar a la célula”, indicó a AFP Factual.

“Pero las vacunas no actúan sobre el receptor ACE2 ni tampoco actúan en las células sexuales masculinas ni femeninas. El objetivo de las vacunas es generar anticuerpos frente al covid-19 a partir de un fragmento del virus”, añadió Farina.

La doctora María Victoria Sánchez, a su vez, explicó a la AFP que no hay bibliografía alguna que avale la idea de que una vacuna pueda afectar la reproducción. 

“Las células que procesan los antígenos de las vacunas -en este caso la proteína ‘espiga’ del nuevo coronavirus- para lograr la respuesta inmune, se llaman células presentadoras de antígenos”, explicó. “Los testículos no son órganos del sistema inmune capacitados para montar la respuesta inmune; las células presentadoras de antígeno se dirigen a los órganos linfoides para esto; no intervienen de ninguna manera con la espermatogénesis”, indicó la especialista.

Farina, a su vez, enfatizó que “cualquier evento adverso asociado a vacunas se determinará con mucha rigurosidad en el estudio de fase 3 de las mismas, que para eso está”.

En ColombiaCheck también verificamos en otro chequeo desinformación que relacionaba las vacunas para prevenir el COVID-19 con la esterilidad, el biólogo colombiano Pablo Ortiz, nos explicó: “Una vacuna que busque prevenir la infección por el SARS-CoV-2 buscaría evitar la infección de las células del cuerpo humano por el virus y el consecuente desarrollo de la COVID-19. Esto lo lograría haciendo que el cuerpo cree defensas o anticuerpos que le permitan estar listo cuando se enfrente o exponga al virus, por lo cual no podría crearse una vacuna que ataque la ECA2, porque estaría atacando al mismo cuerpo y no generando defensas contra el virus”, señaló Ortíz.  

El “Evento 201”es parte de un plan de dominación: Falso

En el video se asegura que la vacuna es la “fase tres” de un plan organizado por el “descarado Evento 201”. La fase uno, según la publicación viral, fue el miedo y el aislamiento, y la dos la imposición del uso de mascarillas.

La idea de que el “Evento 201” es la “prueba” de que la pandemia ha sido digitada por un grupo de poderosos entre los que se encuentra el cofundador de Microsoft, Bill Gates, no es nueva y ya ha sido verificada por AFP Factual.

El evento mencionado efectivamente ocurrió en octubre de 2019 con apoyo del Centro de Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins, y fue co-organizado por el Foro Económico Mundial y la Fundación de Bill y Melinda Gates. Según lo detallado en su sitio web, consistió en un simulacro de respuesta a “pandemias graves” con la finalidad de “minimizar sus consecuencias económicas y sociales a gran escala”.

En comunicados de prensa publicados al momento del encuentro, el Centro de Seguridad de la Salud explicó que el Evento 201 era “un ejercicio multimedia de pandemia en el que participan líderes gubernamentales, de la política, la salud pública, y empresas globales que pertenecen a industrias clave en la respuesta a pandemias y para que las economías y las sociedades se mantengan activas durante un brote intercontinental grave y de rápida transmisión”.

El 24 de enero pasado, la institución rebatió las afirmaciones que circulaban en redes sociales sobre el papel del evento en la actual pandemia: “Para ser claros, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios no hicieron una predicción durante el ejercicio de simulación. Para el escenario, diseñamos un modelo de pandemia de coronavirus ficticia, pero declaramos explícitamente que no se trataba de una predicción.”

Además, en ese comunicado, rechazaron específicamente cualquier vinculación con el nuevo coronavirus: “Aunque nuestro ejercicio de simulación incluía un nuevo coronavirus simulado, las entradas que usamos para modelar el impacto potencial de ese virus ficticio no son similares a las del nCoV-2019”.

imagen de notificación Jhon Hopkins evento 201

 

Captura de pantalla realizada el 26 de noviembre de 2020 del comunicado de Johns Hopkins

Al finalizar el audio, el hombre aconseja a los oyentes escuchar a los “médicos por la verdad” como Chinda Brandolino, una médica legista argentina que ha sido verificada por AFP Factual y que también ha difundido desinformaciones respecto de la eventual vacuna para prevenir el covid, las medidas de prevención recomendadas y más.

En conclusión, todas las afirmaciones del video viral son falsas: no es cierto que al momento de esta publicación se haya impuesto de manera obligatoria en España y Perú. Tampoco es cierto que las vacunas basadas en ARN mensajero tengan incidencia en el genoma humano y en la fertilidad, ni que éstas sean un “plan” del Evento 201, que fue un ejercicio de simulación organizado por varias instituciones en 2019 para estudiar la manera de minimizar el impacto económico y social de una eventual pandemia.