Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 15 Julio 2021

Trino viral de Vargasvil desinforma sobre informe de CIDH acerca del paro en Colombia

Por José Felipe Sarmiento

Por redes circula una captura de pantalla de un trino del humorista en el que le atribuye a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos falsas consideraciones frente a las protestas en Colombia.

El humorista Crisanto Alonso Vargas, conocido como Vargasvil, publicó este trino el 7 de julio de 2021: “Para la CIDH [Comisión Interamericana de Derechos Humanos], los bloqueos son cortes de ruta. Incendiar los CAI son juegos de niños. Quemar buses y acabar con el transporte público [es] una diversión sana. Matar policías es defensa personal. En resumen: volver mierda el país por orden de la oposición, es un derecho fundamental”.

Trino de Vargasvil con falsedades sobre la CIDH

El mensaje fue retrinado más de 1.500 veces. Además, en Facebook circulan capturas de pantalla que suman más de 500 interacciones adicionales, según la plataforma de monitoreo de redes sociales CrowdTangle. Las imágenes han aparecido en grupos como “Apoyo al presidente Uribe y a las Fuerzas Militares de Colombia”, “Coronel Hernán Mejía la mejor opción en 2022” e incluso “Petro Presidente Colombia Humana 2022-2026”.

Desde este último, varios usuarios reportaron el contenido como una posible noticia falsa. De esta manera, el meme llegó a la plataforma del Programa de Verificación de Datos Independiente (3PFC, en inglés) de Facebook, del que hace parte Colombiacheck como medio signatario de la International Fact-Checking Network (IFCN).

La revisión de las afirmaciones nos permitió concluir que se trata de una desinformación producida por Vargas, quien fue candidato a la Asamblea de Antioquia por el partido Centro Democrático en 2019. La CIDH, que ese mismo 7 de julio publicó sus observaciones y recomendaciones para Colombia por las violaciones de derechos humanos cometidas durante el Paro Nacional 2021, no planteó lo que le atribuye la publicación viral.

El organismo interamericano sí se refiere en ocasiones a los bloqueos como “cortes de ruta”, pero esto no les resta gravedad a los efectos negativos que algunos de estos tuvieron sobre personas ajenas a las manifestaciones. Por el contrario, el informe condena de forma explícita “que algunos bloqueos hayan comprometido gravemente derechos como la vida, la provisión de alimentos, la potabilización de agua, la salud, entre otros”.

La comisión tampoco le bajó el tono a los ataques contra la Fuerza Pública. En contraste con lo que dice Vargasvil, al revisar el documento encontramos que la entidad no calificó la quema de comandos de atención inmediata (CAI) de la Policía como un “juego de niños”. El punto 137 del documento dice:

“La CIDH condena el fallecimiento de 3 integrantes de la fuerza pública en el marco de las manifestaciones. Asimismo, deplora el presunto secuestro, la desaparición y asesinato del agente Carlos Andrés Rincón Martínez, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado con señales de tortura en la ciudad de Cali. Adicionalmente, la Comisión tomó nota el incendio de un CAI de la Aurora con 10 policías en su interior; el ataque a 6 policías con una bomba incendiaria en Pasto; así como los 1.343 policías lesionados, 4 de los cuales aún continuaban internados. De igual manera, el Estado indicó que, ‘en el marco del paro, 14 policías prestando su servicio para garantizar la manifestación pública y pacífica han sufrido lesiones oculares, 12 con objetos contundentes, 1 con arma de fuego y 1 con agente químico”. 

En ninguna parte califica estos crímenes como “defensa personal” ni nada parecido.

Las observaciones también mencionan los datos oficiales sobre daños al transporte público sin referirse a esas acciones como una “diversión sana”. Así, el informe cita que fueron afectados 1.251 vehículos y 240 estaciones, con especial énfasis en Bogotá. Además, señala como “preocupantes” los incendios del Palacio de Justicia de Tuluá, en el Valle; el Instituto de Medicina Legal en Popayán y la Gobernación de Nariño, entre otros hechos.

En consecuencia, no son estos actos los que la institución protege como un “derecho fundamental”. Por un lado, señala que hay un “derecho a la protesta” reconocido en virtud de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Por otro, admite que este “puede ser restringido, [pero] no en razón a su modalidad sino a la gravedad de la afectación a otros derechos fundamentales; entre ellos, el derecho a la vida, a la protesta libre de violencia, el aprovisionamiento de alimentos y el derecho a la salud”.

Esto quiere decir que las afirmaciones del meme y del trino de Vargasvil que le dio origen son falsas. Le atribuyen a la CIDH pronunciamientos completamente contrarios a lo que dice en su informe sobre el Paro Nacional.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 31 Mayo 2021

Marta Lucía Ramírez hace afirmaciones engañosas sobre visita de la CIDH a Colombia

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

El gobierno ha supeditado la visita del organismo para después de una audiencia que realizará la CIDH el 29 de junio. Si se permitiera, la visita podría realizarse antes.

Desde el 14 de mayo de 2021, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le hizo una solicitud al gobierno de Colombia para realizar una visita de trabajo al país con el fin de verificar la situación de derechos humanos en el marco de hechos de violencia sucedidas durante las protestas iniciadas el 28 de abril.

La vicepresidenta y canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, realizó una visita a Washington, Estados Unidos, para sostener varias reuniones sobre la crisis social que se vive en Colombia por el paro nacional que ya completa un mes. Y en entrevista el 26 de mayo con CNN, aparentemente en respuesta a la pregunta “por qué no se le ha permitido a la CIDH ir a Colombia”, Ramírez dijo: 

“No sé de dónde sacas que no se les ha permitido. Se les invitó, se les dijo que bienvenidos, la fecha del 29 de junio la pusieron ellos y nosotros les hemos dicho ‘estamos listos para esta visita’. Si ellos quieren venir… anticipar la audiencia… del 29 de junio.. mañana y la hacen mañana, y anticipan la audiencia, no tenemos ningún problema en que vengan al día siguiente a Colombia”.

En Colombiacheck revisamos los comunicados de la CIDH y las declaraciones públicas dadas por la propia canciller días atrás y encontramos que su respuesta a CNN es cuestionable, pues está usando la fecha de la audiencia pública de oficio sobre la situación de derechos humanos que realizará la comisión el 29 de junio para decir que el organismo fijó la fecha de la visita a Colombia. Los dos eventos son distintos y no están supeditados el uno al otro. Además, la propia canciller aseguró públicamente días atrás que Colombia consideraba que había que esperar que los propios organismos nacionales de control terminaran de hacer su tarea e investigar cada uno de los casos.

La CIDH ha dicho varias veces que está dispuesta a venir a Colombia en cualquier momento y a la brevedad posible.

En el marco de la visita que realizó Ramírez a Washington, que mencionamos arriba, la primera reunión que tuvo la canciller fue el 24 de mayo con Luis Almagro, secretario general de la OEA. A la salida del encuentro, Ramírez dijo: “Tenemos la solicitud de la CIDH y del propio secretario Almagro. Hemos dicho que todas las visitas [son] bienvenidas, pero en este momento consideramos que hay que esperar que los propios organismos de control -Fiscalía, Procuraduría, Contraloría y Defensoría- terminen de hacer su tarea e investigar cada uno de los casos”.

Ese mismo día, la vicepresidenta y canciller se reunió con la CIDH “para abordar la situación de derechos humanos, el uso excesivo de la fuerza en las protestas por parte de agentes del Estado y los actos de violencia registrados durante las mismas”, según informó la misma CIDH en su cuenta de Twitter un día después.

De acuerdo con el diario El Espectador, “Ramírez anunció el envío de la información específica solicitada por la CIDH respecto de las protestas y la invitó [a la CIDH] a realizar la visita de trabajo a Colombia luego de que se realice la audiencia pública de oficio sobre la situación de derechos humanos en el país, que se llevará a cabo el próximo 29 de junio durante el 180 Período de Sesiones de la Comisión”. La audiencia pública fue convocada por la CIDH el 21 de mayo.

Esa misma información sobre la invitación realizada por la canciller fue publicada en un hilo de Twitter por la CIDH:  

El 26 de mayo se realizó la rueda de prensa en la que Ramírez respondió lo citado por CNN en español. Esto fue lo que publicó El Espectador al respecto: 

“Dos días después, este miércoles [26 de mayo], en una rueda de prensa, la vicepresidenta emitió una postura que pareciera diferente al planteamiento inicial. Primero, la vicepresidenta y canciller cuestionó las informaciones que daban a entender que se le había cerrado la puerta a una delegación de la CIDH. Luego, señaló que la fecha de esta visita depende de la propia organización interamericana”.

Pero, como mencionamos, la misma CIDH señaló que fue la vicepresidenta quien hizo la invitación al organismo para visitar Colombia después de la audiencia pública del 29 de junio. Incluso, al comienzo de la intervención publicada por CNN en español, Ramírez dice: 

“No sé si has leído la declaración que hizo la CIDH, te la puedo mostrar con mucho gusto. La CIDH dice claramente que se reunieron conmigo, los invité a venir a Colombia tan pronto pase la audiencia en la que ellos mismos pusieron la fecha. Ellos pusieron el 29 de junio para una audiencia en la cual van a evaluar la información que ellos solicitaron de la Procuraduría, la Fiscalía y la Contraloría”.

Pero una cosa es la visita y otra la audiencia. Y la visita no tiene que estar supeditada a la realización de la audiencia. 

Según explicó a Colombiacheck Silvia Serrano, abogada experta en el sistema interamericano, la comisión convocó una audiencia sobre la crisis en Colombia en la cual el Estado debe presentar la información que considera que corresponde que debe presentar y la sociedad civil también presenta la información que quiera. “Las audiencias son para recibir información”, aclaró Serrano.

Las visitas de trabajo, según explicó a El Espectador Antonia Urrejola, presidenta de la CIDH, “son un mecanismo de la CIDH para verificar y recabar en terreno la información sobre situaciones de derechos humanos, así como para conversar con los más amplios sectores de la sociedad, y a partir de allí hacer recomendaciones a efectos de contribuir con una hoja de ruta que priorice la protección a los derechos humanos, en particular en este caso a los derechos en el contexto de las protestas”. 

En el audio que muestra CNN, Ramírez dice que si la CIDH quiere “anticipar la audiencia, hacerla mañana, no tenemos ningún problema con que vengan al día siguiente”. Lo que corrobora que la vicepresidenta supedita la visita a la audiencia.

Sin embargo, como Urrejola le dijo a El Espectador, “la audiencia no se puede adelantar, pero que ésta no sustituye la visita de trabajo, pues son dos mecanismos complementarios”. Nuevamente: la visita no está supeditada a la audiencia. Y si el gobierno de Colombia diera la anuencia para mañana, la visita podría realizarse antes.

Según explica Serrano en un trino, que la visita sea después de la audiencia del 29 de junio no tiene base en la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH), ni en el reglamento de la comisión, “ni tiene justificación más allá de lo conveniente para el gobierno”.

En la entrevista con El Espectador Urrejola dijo que en la reunión con Ramírez, “la canciller nos invitó a realizar la visita de trabajo (...) después de la audiencia pública de oficio sobre la situación de derechos humanos en Colombia, que se llevará a cabo el próximo 29 de junio durante el 180 Período de Sesiones de la CIDH”. Y agregó: 

“Debo decir que, para realizar una visita de trabajo, la CIDH requiere de la anuencia del Estado por lo que está en su prerrogativa otorgarnos o no. Al respecto, seguiremos insistiendo en la importancia de realizar la visita lo antes posible. Entendemos que la puerta está abierta, para después de la audiencia, pero la Comisión está lista para realizar la visita en cualquier momento.

Más adelante, en la misma entrevista, Urrejola dijo: “la CIDH está lista para visitar Colombia y el momento lo decide el Estado”.

Finalmente, en carta enviada por la Cancillería a la CIDH el 27 de mayo, se dio la anuencia para que la comisión visite Colombia “con posterioridad al recibo de la documentación solicitada por ustedes y a la Audiencia Pública definida por ustedes para el próximo 29 de junio de 2021.

Sin embargo, es tan claro que la visita de la comisión no está supeditada a la audiencia que, según informó Noticias Caracol el 30 de mayo a las 07:40 de la noche, la CIDH habría suspendido la audiencia “y darle prioridad a la visita a Colombia”. “La Comisión Interamericana propone como fecha para la realización de la visita del 7 al 9 de junio del corriente. En el evento de que el Ilustre Estado esté de conformidad con esas fechas propuestas la comisión suspendería la realización de la audiencia pública sobre situación general de derechos humanos”, dice la carta enviada por la CIDH a la Cancillería revelada por el noticiero. 

Finalmente en gobierno aceptó esa fecha, según publicaron medios como El Tiempo y El Espectador sobre las 02:00 de la tarde del 31 de mayo. "Visita de la CIDH sería el próximo 8 de junio", tituló El Espectador, quien informó que "antes habrá una reunión previa el 7 de junio para que la Comisión reciba información oficial y de los entes de control sobre la situación de los derechos humanos durante el paro nacional".

Para saber en qué información basó su afirmación Marta Lucía Ramírez consultamos a la Cancillería y nos informaron que la gira de la vicepresidenta y canciller fue manejada por la Vicepresidencia. Nos comunicamos con esta última entidad, pero hasta el momento de publicar este chequeo no hemos obtenido una respuesta.