Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 03 Agosto 2021

Trinos de Petro sobre las vacunas y la variante delta tienen datos falsos

Por Gloria Correa

El senador difundió la desinformación en Twitter y luego se retractó. Pero estudios con las vacunas contra COVID-19 están demostrando que pueden proteger de enfermar gravemente o morir por la variante delta, por eso la vacunación sigue siendo clave junto a las medidas de bioseguridad para contener la pandemia.

En su perfil de Twitter el senador Gustavo Petro, publicó un trino el 30 de julio de 2021 afirmando “Muy mala noticia que implica un cambio total de la política de salud y económica. Las vacunas no sirven para el virus covid-delta, según primeras investigaciones. Se propaga más rápido. Ya está en Colombia. El debate de salud debe reanimarse” y adjuntó una publicación del medio mexicano Sin embargo que no respaldaba del todo sus señalamientos.

Lo dicho por Petro desató una ola de retweets y cientos de comentarios con críticas y cuestionamientos (1, 2, 3, 4, 5 , 6). Ya que mientras el plan de vacunación contra COVID-19 avanza en el país y menos del 50% de la población está completamente vacunada, las palabras de Petro desinformaron frente a la vacunación. Aunque es cierto que la variante delta es una variante que se propaga más rápido y que ya está en Colombia, es falso afirmar que las vacunas no sirven contra esta.

Twitter bloqueó y marcó el trino como engañoso.

Trino etiqueta falso

El senador además sumó otros trinos a la airada discusión que desató. 

Una hora después del trino inicial, publicó en defensa a las críticas recibidas, que Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, fue quien dijo que las vacunas no sirven ante la variante delta y adjuntó un video en el que Fauci sí habla de la variante pero señalando que tanto los vacunados como los no vacunados pueden transmitirla, pero en ningún momento dice lo que Petro le atribuyó. 

Ellos fueron claros, ahora tenemos la variante delta, que ha cambiado completamente el paisaje, porque cuando miramos el nivel de carga viral en la nasofaringe de alguien vacunado quien se ve afectado por una infección por la variante delta es exactamente el mismo nivel de carga viral que una persona no vacunada quien esté infectada, ese es el problema y es lo que generó el cambio en las guías de los CDC”, es lo que dice Fauci en el vídeo que adjuntó Petro.

En Colombiacheck verificamos la afirmación inicial de Petro sobre las vacunas y la variante delta que es falsa ya que la evidencia científica hasta ahora publicada ha demostrado que las vacunas sí pueden proteger frente a esta variante, aunque en menor medida que ante otras variantes, siguen siendo útiles para evitar muertes y enfermedad grave. 

La variante delta 

A medida que el nuevo coronavirus se transmite de persona a persona, durante el proceso de replicación puede mutar, es decir sufrir cambios en su información genética, que le pueden dar algunas características como poder unirse mejor a las células humanas. Así pueden surgir nuevas variantes que se replican y se propagan más fácilmente, como lo hemos explicado en chequeos previos sobre el tema (1, 2).  

Desde la OMS han rastreado múltiples variantes del nuevo coronavirus, algunas de las cuales se han clasificado como de preocupación por características como  una mayor transmisibilidad, o un cambio en el cuadro clínico o porque pueden reducir la eficacia de las medidas de bioseguridad o de las pruebas diagnósticas, vacunas y terapias disponibles.

Entre las variantes de preocupación se incluyen la  B.1.1.7 o alfa (detectada originalmente en Reino Unido), la variante B.1.351 o beta (detectada en Sudáfrica), la P.1 o gamma (detectada en Brasil) y la delta o B.1.617.2 (detectada en India). 

La variante delta ya está presente en 132 países. En Colombia, se reportó en una persona en Cali, el 24 de julio de 2021 según manifestó el presidente Ivan Duque en un comunicado

Estudios científicos han establecido que se trata de una variante más transmisible (1, 2, 3, 4, 5). Su transmisión es hasta un 60% mayor que la alfa. La facilidad de transmisión se atribuye a los cambios en las proteínas en la superficie del virus, conocidas como proteínas de pico, que le permiten unirse de manera más eficiente a las células humanas, señalan desde el portal de expertos en Salud Pública Health Desk

En países como Reino Unido esta variante fue la causa del 99% del total de nuevos casos, según un informe del 23 de julio de 2021 del Public Health England (PHE, por sus siglas en inglés). Así mismo, en los Estados Unidos fue causa del 62% de los nuevos casos, según los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Además un estudio publicado recientemente en la revista The Lancet, realizado por el servicio de Salud Pública de Escocia que analizó datos de dicho país, sugirió que la variante delta podría duplicar la probabilidad de hospitalización con respecto a la alfa. Sin embargo, los datos no fueron suficientes para decir si delta es o no más mortal que otras variantes.

Los estudios demuestran que vacunarse es la mejor opción 

Al igual que para otras variantes circulantes, las vacunas contra COVID-19 disponibles hasta ahora ofrecen un grado de protección contra la delta, aunque la evidencia se está construyendo, los estudios científicos hasta ahora publicados o en proceso de publicación lo están demostrando (1,2,3, 4)

En el caso de la vacuna de Pfizer - BioNTech, que está basada en la tecnología de ARN mensajero el estudio publicado en The Lancet, que citamos previamente y fue hecho en Escocia, mostró que ese biológico y el de AstraZeneca fueron efectivos para reducir el riesgo de infección y hospitalización en personas infectadas con delta. Ya que según el estudio, se alcanza hasta un 97% de protección después de dos semanas desde la segunda dosis.

Por otra parte, investigaciones hechas en Inglaterra sobre la efectividad de la vacunación en el contexto de delta y cuyos resultados se encuentran en el reporte del PHE y en dos publicaciones aún no revisadas por pares (1, 2), encontraron que había una reducción en la efectividad de las vacunas de AstraZeneca y Pfizer frente a los casos sintomáticos por la variante, pero conserva una buena efectividad ante hospitalizaciones. 

Ya que por ejemplo una sola dosis de la vacuna de AstraZeneca o Pfizer redujo el riesgo de una persona de desarrollar síntomas de COVID-19 causados ​​por la variante delta en un 33%, en comparación con el 50% ante la variante alfa. 

Pero una segunda dosis de la vacuna AstraZeneca aumentó la protección contra delta al 60% (en comparación con el 66% contra alfa), mientras que dos dosis de la vacuna de Pfizer tuvieron una efectividad del 88% (en comparación con el 93% contra alfa). No obstante, ambas vacunas conservaron altos niveles de efectividad frente a hospitalizaciones causadas por la variante delta, ya sea con una dosis (75%) o dos dosis (94%). 

En Canadá, donde se han administrado los biológicos de Pfizer, Astrazeneca y Moderna realizaron otro estudio, publicado a en julio de 2021 en el repositorio Medrxiv, aún no revisado por pares. En este también encontraron que la efectividad de las vacunas para evitar infecciones con delta se reduce un poco pero aún sigue siendo significativa, ya que luego de recibir dos dosis de las vacuna fue de 87% en el caso de Pfizer y de 67%para Astrazeneca. Además evidenciaron una protección significativa de las tres vacunas contra resultados severos causados por la variante delta con una dosis.

Sin embargo en la India, donde el coronavirus está en una etapa de intensa circulación comunitaria, las vacunas que se administraron al personal de la salud (Covishield y Covaxin) mostraron capacidad de protección frente a la variante delta, según un estudio realizado por Apollo Hospitals en más de 31.000 funcionarios de la salud vacunados, el cual indicó que sólo 0,28% de los que dieron positivo requirieron hospitalización.

Si bien aún no hay estudios contundentes sobre Sinovac y Janssen frente a esta variante, las poblaciones vacunadas con Pfizer y Astrazeneca siguen evitando con gran efectividad los casos graves de enfermedad y las muertes por esta variante, señalan en una publicación de la revista Nature sobre el tema.

Es así como las estimaciones de la efectividad de la vacunación frente a delta, varían según los países, pero desde los CDC consideran que el riesgo de enfermedad grave o de muerte se reduce 10 veces o más en los vacunados y el riesgo de infección se reduce tres veces o más.

De ese modo aunque las vacunas resulten menos efectivas ante la delta, la protección contra la enfermedad sigue siendo importante, siempre y cuando se reciban las dos dosis, recalcan desde los CDC.

Un reporte interno desde los CDC, basado en la evidencia científica, cuyos apartes fueron publicados en el Washington Post y el New York Times, el 29 de julio de 2021, señaló que es probable que esta variante se transmita tan fácil como la gripa común o la varicela. También se indicó que las personas vacunadas llegan a tener tanta carga viral como las no vacunadas y quienes están vacunados pueden transmitir el virus tan fácil como las personas que no lo estén. 

Por eso desde los CDC ajustaron las recomendaciones en cuanto a uso de mascarillas y medidas de bioseguridad en dicho país. Sin embargo, el reporte no dice que las vacunas no sirvan ante esta variante, como afirmó Petro.

Las respuestas de los expertos 

En respuesta a los trinos de Petro, epidemiólogos y expertos en salud pública, también hicieron aclaraciones sobre el tema.

Por ejemplo, Zulma Cucunubá, epidemióloga en Enfermedades Infecciosas, con estudios en el Imperial College de Londres, publicó en su perfil de Twitter un hilo a la luz de la evidencia científica, con aclaraciones en las que resaltó: “No es cierto que las vacunas ya no sirven contra esta variante. Pero sí es una variante con implicaciones relevantes en salud pública”. 

Cucunubá también resaltó que la delta reduce parcialmente la efectividad de las vacunas, adjuntando la publicación del gobierno Británico donde analizaron la efectividad de los biológicos de Pfizer y Astrazeneca y llegaron a esa conclusión, pero resaltó que esto no significa que las vacunas ya no sirvan como dijo erróneamente el senador Petro. 

Por su parte, Julián Fernández Niño, médico epidemiólogo, investigador de la Universidad del Norte, Director de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud y Protección Social, también realizó dos trinos (1, 2) donde adjuntó evidencia que contradice los señalamientos de Petro. Y concluyó: “La vacunación hace la diferencia. De forma marcada. Las vacunas SI sirven contra delta. Incluso también para reducir el contagio”, resaltó.

Claudia Patricia Vaca González, fármaco-epidemióloga, docente de la Universidad Nacional también publicó un hilo de Twitter en el que aclaró que periódicos como el New York Times y el Washington Post había publicado los informes internos de los Centros para la prevención y control de enfermedades (@CDCgov) de Estados Unidos sobre la variante delta que “advierten lo que ya se sabe (que delta es más transmisible), pero con énfasis en que los vacunados también transmiten el virus”.

Vaca, concluyó sobre este tema: “Los artículos, a mi juicio, salieron para soportar dos medidas de Biden: 1. Uso obligatorio de tapabocas en aquellos Estados con más casos para evitar que el virus alcance a llegar (poco probable en vacunados con esquema completo) a un no vacunado. 2. Insistir en la vacunación a la población que se resiste. Sí hubo confusión, pero @petrogustavo leyó mal y entendió al revés. Que corrija: para moler la delta es importante el esquema completo de vacunación”.

Previo a todo el revuelo desatado por Petro, Jairo Méndez Rico, asesor de Enfermedades Virales Emergentes de la OPS, había resaltado en la conferencia semanal de la OPS del 21 de julio que las vacunas no son 100% efectivas, por lo cual algunas personas pueden infectarse pese a ya estar vacunadas y se requiere seguir con todas las medidas: 

Independientemente de las variantes que están circulando, las vacunas en conjunto con todas las medidas de salud pública que ya conocemos, incluyendo el uso de la mascarilla, el distanciamiento físico, el aislamiento de casos, la cuarentena de contactos, siguen siendo la forma más eficiente para detener la transmisión”.

Por lo tanto, concluimos que la afirmación de Petro de que las vacunas no sirven frente a la variante delta estuvo errada como él mismo rectificó, además Anthony Fauci no dijo que las vacunas no sirven ante dicha variante como intentó atribuirle Petro en otro trino. La variante delta sí es más transmisible y la evidencia científica está demostrando que las vacunas pueden resultar menos efectivas pero siguen teniendo un grado de protección importante ante esta y principalmente frente a desarrollar enfermedad grave. Así es esencial, como han enfatizado las autoridades en salud, que los planes de vacunación sigan avanzando y se sigan aplicando las medidas de bioseguridad. 

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Lunes, 08 Junio 2020

Sí, Buenaventura tiene la tasa de letalidad más alta del país por COVID-19

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

La secretaria de salud del Valle del Cauca manifestó su preocupación por la situación de contagios en Buenaventura. Contrastamos sus declaraciones y aunque confunde algunos conceptos, encontramos que la funcionaria tiene razón.

“Lo de Buenaventura es dramático, tenemos un índice de positividad de las pruebas del 25 por ciento, tenemos la letalidad más alta del país. Uno cuenta la letalidad, es decir, la tasa de mortalidad, por el número de habitantes y el número de personas fallecidas. En este instante Buenaventura ocupa el primer lugar en tasa de contagios sin control y en tasa de letalidad, es decir, las personas que enferman por Covid y mueren”.

Esto afirmó la secretaria de salud del Valle del Cauca, María Cristina Lesmes, el pasado jueves 28 de mayo en una entrevista para varios medios y que el diario El País subió a su página de Facebook .

En efecto, la situación de contagio y fallecimientos en el principal puerto sobre el Pacífico es dramática a la luz de las cifras, pues de acuerdo con el más reciente reporte del Instituto Nacional de Salud, INS, al 5 de junio de 2020, en Buenaventura (Valle del Cauca) ya hay 596 contagiados con COVID-19 y de ellos, 38 fallecidos.

El INS fija, de acuerdo con sus análisis estadísticos, la tasa de letalidad en Buenaventura en 6,38 por ciento, porcentaje que supera a ciudades como Bogotá que tiene una letalidad del 2,42 o Cali en donde la tasa de letalidad es del 4,44 por ciento. 

Y es que en Colombia la tasa de contagios ha seguido su propio patrón, como ya lo evidenciamos en Colombiacheck con este explicador sobre los datos de la mortalidad en el país.

 Sin embargo, la otra parte de la afirmación de la secretaria Lesmes, da lugar a confusiones, pues ella afirma que “uno cuenta la letalidad, es decir, la tasa de mortalidad, por el número de habitantes y el número de personas fallecidas”.

Pero para la epidemióloga y docente de la Universidad Javeriana de Cali, Diana María Caicedo, “la letalidad es el número de casos entre la población que sufre la enfermedad COVID-19. Las limitaciones para conocer su verdadero valor es que no se sabe con certeza cuántas personas han estado contagiadas por el virus SARS-CoV-19, dado a que no se le hace muestra a toda la población y ya se conoce que hay un alto porcentaje de asintomáticos (aproximadamente 80 por ciento) que no están siendo identificados por el sistema en su totalidad. Entonces la letalidad que se está estimando, a la que creo se refiere [Lesmes], es la proporción de muertes entre los casos confirmados por COVID-19, es decir los casos que se conocen. Lo otro es que mortalidad no es lo mismo que letalidad. La mortalidad es el número de muertes sobre la población total de un territorio”.

En ello coincide la también epidemióloga y periodista Tania Valbuena, quien al analizar los datos del INS actualizados en el boletín epidemiológico No. 21 siente la misma preocupación que la secretaria María Cristina Lesmes sobre el dramatismo de la situación en Buenaventura, pero disiente en la definición que la funcionaria hace de tasas de mortalidad y letalidad.

“La tasa de mortalidad es un estimador del riesgo absoluto de morir. Es decir, la mortalidad hace referencia a las defunciones entre la población total (sana o enferma). En ocasiones se sospecha que una enfermedad determinada está causando un elevado o inusual número de muertes. Es de interés conocer cuántas de las personas enfermas mueren, es decir, la proporción de casos fatales entre el total de casos. En una situación epidémica, a este cálculo se le llama tasa de letalidad y es particularmente importante para evaluar la severidad de una epidemia”, dijo Valbuena. 

Entonces, para dejarlo más claro:

Letalidad: Cuántas de las personas enfermas de una patología particular mueren. 

Esta sería la fórmula de cálculo en el caso de Buenaventura:

Mortalidad: Riesgo absoluto de morir de las personas sanas o enfermas en un periodo de tiempo y en un lugar particular.

La fórmula de cálculo sería: 

*Según el Dane.

La secretaria Lesmes confundió los dos términos pues quería decir que  Buenaventura tiene la tasa de letalidad más alta del país, pero habló de mortalidad. Pues de acuerdo con la epidemióloga Valbuena, “en una situación epidémica, a este cálculo se le llama tasa de letalidad y es particularmente importante para evaluar la severidad de una epidemia”. 

Casos de especial atención

En este momento hay tres casos de especial atención para el Instituto Nacional de Salud: los distritos de Santa Marta en el Magdalena, Buenaventura en el Valle del Cauca y el departamento de Nariño. En estas tres zonas del país la preocupación reside en que los contagios han ido creciendo con rapidez y la tasa de letalidad es más alta que la del país, que hoy está en 3,1 por ciento.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico No. 21, en Santa Marta, la tasa de letalidad por COVID-19 es 6,3 por ciento; en Buenaventura es de 6,38 mientras que en Nariño es de 4,7 por ciento.

Es por eso que en el puerto sobre el Pacífico, la Alcaldía Distrital endureció las medidas para todo el mes de junio; cada fin de semana, de jueves a domingo habrá ley seca en todo el municipio y sus corregimientos, medida que estará vigente hasta los lunes cuando éste sea festivo. 

Adicionalmente, la secretaria de salud de Buenaventura, Francy Esther Candelo, ha intensificando la búsqueda de pacientes sospechosos por COVID-19, inicialmente en los sectores con mayor incidencia del virus. “La actividad en las calles de ir casa a casa le permitirá obtener mayor información y diagnóstico para la toma de decisiones” y se ha confirmado que se estarán realizando al menos 500 muestras diarias.

Con estas evidencias, concluimos que las afirmaciones de Lesmes son verdaderas, pero inexactas en los detalles.