Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 30 Junio 2021

Este documento no demuestra que Moderna tenía una vacuna contra COVID-19 días antes de la pandemia

Por Laura Rodríguez Salamanca

El archivo ha sido sacado de contexto. Se trata de un acuerdo sobre los candidatos vacunales contra el MERS, una enfermedad respiratoria producida por un virus de la familia coronavirus.

Desde mediados de junio de 2021 se difunden en redes sociales y Telegram, mensajes, imágenes y artículos de sitios web en los que se se señala que recientemente se reveló un documento secreto que demuestra que la farmacéutica estadounidense Moderna tenía un candidato vacunal contra el nuevo coronavirus ‘días antes de la pandemia’. 

Documentos_secretos_Moderna_Falso

Según este tipo de publicaciones, se trata de un acuerdo confidencial en el que “Moderna junto al Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas [de Estados Unidos] (NIAID), dirigido por el Dr. [Anthony] Fauci, acordaron en diciembre del 2019, transferir postulantes a vacunas de ARN contra el coronavirus a la Universidad de Carolina del Norte”. 

Hay que recordar que, según la OMS, el 31 de diciembre de 2019 las autoridades locales de salud de Wuhan (China) notificaron una serie de casos de neumonía en la ciudad, pero en ese momento no se sabía las razones que la causaban. Y hasta el 12 de enero de 2021 se hizo pública la secuencia genética del virus SARS-CoV-2, causante del COVID-19. Entonces la información sobre el supuesto documento ha contribuido a alentar las posturas antivacunas y teorías conspirativas sobre la planeación de la pandemia. 

“Los firmantes del documento fueron el Dr. Ralph Baric el 12 de diciembre de 2019 y Jacqueline Quay el 16 de diciembre de 2019, ambos por la Universidad de Carolina del Norte, la Dra. Amy F. Petrik el 12 de diciembre de 2019 y el Dr. Barney Graham por el NIAID y Sunny Himansu y Shaun Ryan, ambos el 17 de diciembre de 2019 por Moderna”, dice una de las versiones de la información. 

En algunas de las publicaciones se han adjuntado capturas de pantalla de una parte del documento, en las que se resalta que en el archivo se mencionan los candidatos vacunales de ARN mensajero contra los coronavirus. 

Documentos_secretos_Moderna_Falso_2

Pero varios de nuestros colegas verificadores como Politifact, en Estados Unidos, AFP Factual Francia y Newtral, de España, le pusieron la lupa a esta información y encontraron que el documento no demuestra que Moderna tuviera la vacuna antes del descubrimiento del COVID-19 o de que la Organización Mundial de la Salud declarara al brote de la enfermedad una pandemia, en marzo de 2021. 

La clave es que el virus SARS-CoV-2, que causa el COVID-19, no es el único coronavirus que existe. De acuerdo con el portal sobre COVID-19 del Ministerio de Salud de Colombia, “los coronavirus son una extensa familia de virus que causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS)”. 

Y los verificadores encontraron que el documento que se publicó en redes no se refiere a candidatos vacunales contra el nuevo coronavirus, sino contra el MERS, reportado por primera vez en 2012 en Arabia Saudita. 

Portales sospechosos

La desinformaciones sobre el documento de Moderna han circulado ampliamente en páginas de Facebook como “Patriotas Conservadores”, “Conspiración Mundial”, “Sionistas Al Descubierto” y “No a La Ideología de Género Al Aborto a La Eutanasia”. Además, se han difundido, de acuerdo con la herramienta de monitoreo de redes CrowdTangle, en países como España, Venezuela, Estados Unidos, Bolivia, Argentina y Colombia.

En varias de las versiones que rastreamos en redes, encontramos que la desinformación se soporta en capturas de pantalla de noticias al respecto. Pero una búsqueda avanzada en Google arrojó que los artículos que han difundido la supuesta noticia solo fueron publicados por sitios web que desinforman frecuentemente.

Moderna_vacuna_diciembre_2019_falso
 

Por ejemplo, encontramos notas en Trikooba, Bles y El Diestro, tres sitios web que aparecieron en un informe del diario La Vanguardia, de España, sobre los portales negacionistas de la pandemia que han logrado posicionarse con éxito en ese país en Telegram por la privacidad que ofrece esta plataforma. 

Todos publican contenidos antivacunas y que alientan las conspiraciones sobre el ‘Nuevo Orden Mundial’. 

Medios_desinformacion_pandemia

Así mismo, encontramos un artículo similar en Prevencia.net, un sitio web que publica contenido contra el comunismo y los derechos de la población LGBTI. Este portal fue verificado en septiembre de 2020 en El Detector de La Silla Vacía por publicar contenido fuera de contexto sobre el COVID-19. 

MERS, no COVID-19

Newtral consultó al Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés), organización que hace parte de los Institutos Nacionales de Salud, sobre el documento. Allí les explicaron que “los materiales transferidos a la Universidad de Carolina del Norte en diciembre de 2019 eran vacunas candidatas contra el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y no contra el SARS-CoV-2”.

También les indicaron que el centro de investigación del instituto y Moderna “han colaborado en la preparación contra una pandemia y la investigación de vacunas desde 2017” y que llegaron a un acuerdo formal de investigación en mayo de 2019 para candidatas de vacunas contra el MERS-CoV y el virus Nipah, que ha causado algunos brotes en Asia. 

Esta información coincide con la versión de la Universidad de Carolina del Norte. “Los documentos se refieren al trabajo de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill para desarrollar una vacuna de ARNm para proteger contra el MERS", dice un comunicado que le envió la institución a AFP

Además, el documento que se difunde en redes no fue revelado recientemente, como dicen los medios desinformadores. AFP Factual Francia encontró “un pdf de 153 páginas con notas en los márgenes que revelan que fue subido por el periodista Bob Herman del sitio de noticias en línea de EE. UU. Axios”. El acuerdo de transferencia de material inicia en la página 105. 

Este documento se usó para una investigación, publicada en junio de 2020, de Public Citizen, una organización que defiende los derechos del consumidor en Estados Unidos, que buscaba establecer si los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) tienen derechos de propiedad intelectual sobre la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por Moderna, con base en antecedentes de acuerdos entre las dos partes. 
 
“Esto probablemente se refiere al trabajo realizado en un coronavirus anterior, MERS-CoV”, menciona el artículo sobre el acuerdo de transferencia de material. 
 
Finalmente, en la versión del análisis sobre propiedad intelectual publicada por Axios también se menciona que el contrato que se ha viralizado no era específico para el COVID-19:
 
“NIH y Moderna han investigado coronavirus, como MERS, durante varios años, y firmaron un contrato en diciembre pasado que decía que "los candidatos a la vacuna del coronavirus de ARNm [son] desarrollados y de propiedad conjunta" por las dos partes. El contrato no era específico para el nuevo coronavirus”. 
 
Con esta información, calificamos como falsas las publicaciones en las que se informa que un documento supuestamente revelado recientemente demuestra que la farmacéutica estadounidense Moderna había desarrollado la vacuna contra COVID-19 antes de la pandemia o del reporte del virus SARS-CoV-2. 
 
El documento, en realidad se refiere a los candidatos vacunales contra el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), que es causado por un virus de la familia de los coronavirus y fue detectado por primera vez en 2012. Además, el archivo no fue publicado recientemente, sino en junio de 2020.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 28 Agosto 2020

Ni se ha comprobado que la leche materna prevenga el COVID-19, ni Patarroyo lo aseguró

Por Laura Rodríguez Salamanca

Un mensaje que se atribuye, erróneamente, al inmunólogo colombiano Manuel Elkin Patarroyo desinforma sobre la leche materna, las vacunas y varios medicamentos.

Hace varios meses verificamos un audio, que resultó ser falso, en el que supuestamente el médico neurofisiólogo Rodolfo Llinás daba toda clase de recomendaciones caseras para “saber si tenemos la infección” del nuevo coronavirus.
 
Esta vez le tocó el turno a otro científico colombiano. Uno de nuestros lectores nos pidió chequear una cadena de WhatsApp titulada ‘La pandemia bajo la óptica de Manuel Elkin Patarroyo’, en la que el inmunólogo supuestamente desestima protocolos de la OMS como el lavado de manos y el distanciamiento social, recomienda medicamentos para “poner al virus fuera de combate” y da otra serie de sugerencias. 

Fake

Al revisar en la herramienta de monitoreo de redes sociales CrowdTangle, encontramos que el mensaje no solo está circulando en la red de mensajería privada, sino que ha llegado a muchos rincones del país a través de Facebook. 

Hallamos publicaciones en el Valle del Cauca, Bogotá, Mariquita, Flandes, El Espinal, Mompox, Ipiales, Sardinata, Barrancabermeja, Abejorral, San Marcos, Neiva, Sahagún, Siachoque, Bosconia y Girardot. Una sola de estas publicaciones ha sido compartida 1.000 veces
 
Para verificar la información, por una parte, contactamos al equipo de trabajo del doctor Patarroyo en la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia. A través de WhatsApp, nos respondieron: “esta información que aparece en las redes sociales y demás plataformas sobre el profesor es completamente falsa”. Y nos explicaron que Patarroyo no envía ninguna clase de mensajes por estos medios porque no tiene cuentas en redes sociales. 
 
Por otra parte, resumimos las afirmaciones del mensaje susceptibles de verificación.

“Su propagación [del virus] no la detiene nadie hasta que se logre crear una vacuna que destruye su estructura de origen”.
FALSO

Esta afirmación parte de una situación real para agregar una definición errada. Según Julián López, químico farmacéutico con maestrías en farmacología y epidemiología clínica y doctorado en ciencias farmacéuticas, si bien es cierto que “los virus son microorganismos prácticamente ubicuos, es decir, que están en cualquier sitio y que pueden reactivarse en cualquier momento y por cualquier circunstancia ambiental, física y biológica; no es cierto que las vacunas destruyan su estructura de origen para frenar la transmisión”. 
 
Lo que realmente hacen las vacunas [como escribimos en otro artículo] es inmunizar, preparar o, si se quiere, entrenar al organismo al introducir un antígeno desactivado para cuando llegue el momento de combatir al virus. 
 
"El individuo queda protegido y ante una segunda infección, que puede ser con el virus o bacteria ya 'vivo', lo reconocen antes y acaban con él", dijo Noelia Casares Lagar, experta en inmunología e inmunoterapia en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra, al ser consultada por nuestros colegas de Maldita Ciencia para otra verificación. 
 
Para ponerlo en términos aún más sencillos, López agregó un ejemplo: “la vacuna logró erradicar a la viruela. Pero eso no quiere decir que el virus que la produce [variola virus] haya desaparecido, sino que las personas se han ido haciendo inmunes a través de la vacunación y de la transmisión de la inmunidad de padre a hijo”. 

“Las madres deben dar leche materna a sus hijos que esta desaparece y elimina el virus (sic)”.

FALSO

De acuerdo con publicaciones tanto de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos como de la Organización Panamericana de la Salud y de la OMS, aunque falta evidencia sobre la presencia del SARS-CoV-2 [causante del COVID-19] activo en la leche materna tanto de madres confirmadas como sospechosas de COVID-19, la información disponible sugiere que no es probable que el virus se pueda transmitir a través de la lactancia.
 
Además, la UNICEF recomienda continuar con la lactancia aun durante la pandemia –con ciertas precauciones- porque la leche materna fortalece el sistema inmune del bebé. “Contiene los anticuerpos específicos contra los virus a los que estamos expuestos. La mujer, a través de su leche, le transfiere al bebé las defensas que lo protegen de las enfermedades respiratorias del entorno, como el actual coronavirus”, escribió la organización en una publicación. 

Sobre este fenómeno, el doctor Jill R. Demirci, profesor asistente de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Pittsburgh, indica en este artículo que “varios informes preliminares han señalado la presencia de anticuerpos IgG e IgA contra COVID-19 en la leche de mujeres lactantes que actualmente o previamente dieron positivo para COVID-19, lo que sugiere que la leche humana puede conferir protección contra el virus”. Sin embargo, él mismo puntualiza que aún no hay pruebas claras y contundentes al respecto.
 
Pero esto es diferente a determinar que la leche materna elimine al coronavirus. Así nos lo explicó Julián López: “la leche materna contiene inmunoglobulinas, es decir, partes del sistema inmunológico que protegen de algunas enfermedades infecciosas, y transmite esas defensas de la mamá al niño. Pero a la luz de los conocimientos actuales no hay ninguna evidencia de que la leche vaya a evitar que el niño adquiera el virus”. 
 
Hay que aclarar que varios medios han difundido que la inmunóloga Rebecca Powell, investigadora de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, Nueva York, está trabajando en la recolección de muestras de leche de madres lactantes con diagnósticos confirmados o sospechosos de COVID-19 para determinar si los anticuerpos que permanecen en la leche materna puede proteger a los bebés y, a lo mejor, a los adultos de la enfermedad. Pero esta investigación podría tomar meses o años y en el registro de los artículos de Powell aún no aparece ningún resultado al respecto.

“Consumir productos alcalinos. Limón, ajo, jengibre, mango, té, manzana, toda frutos cítricos que contengan antioxidantes (sic)”.

FALSO

Esta afirmación tiene varios errores. De acuerdo con López, “primero hay que aclarar que realmente en la naturaleza, no existen alimentos, plantas o especies biológicas que tengan un carácter alcalino. Los frutos y las flores tienden más a un ph ácido. En el caso de las frutas, por el contrario son bastante ácidas debido principalmente a la presencia de ácido cítrico y ácido ascórbico, que es el nombre químico de la vitamina C ”. 
 
Además, como escribimos en otro chequeo en el que consultamos al doctor Alfonso Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Infectología, ACIN, no es cierto que consumir alimentos alcalinos tenga más o menos incidencia en la inmunidad frente al COVID-19.
 
Con respecto a los antioxidantes, si bien es cierto que las frutas y verduras los contienen, como nos explicó el químico farmacéutico, “de ahí a decir que tengan alguna actividad preventiva o curativa contra algún microorganismo hay un abismo gigante, porque realmente los antioxidantes no tienen esa particularidad”. 
 
Lo que realmente juega un papel en el combate del organismo contra el coronavirus es el sistema inmune, pero los antioxidantes no tienen un rol protagónico en el sistema inmunológico. “Los antioxidantes colaboran tangencialmente. Pero no lo estimulan ni lo modifican. Cuando un virus o un microorganismo extraño llega es destruido y los restos de esa destrucción generan unas reacciones de oxidación que son lesivas para el organismo y que son neutralizadas por los agentes antioxidantes”, nos explicó López. 

“Ya se sabe que el virus es mortal, pero muy fácil de destruir incluso con antibióticos, aspirina y bicarbonato lo ponen fuera de combate”.
FALSO


En varios chequeos nos hemos ocupado de este tipo de afirmaciones y todas las hemos calificado como falsas, La razón: como lo ha dicho la OMS, “aunque están en marcha varios ensayos de medicamentos, hasta el momento no se ha demostrado que ningún fármaco pueda curar o prevenir la COVID-19”.
 
Como escribimos en un artículo sobre las recomendaciones falsas que daba un médico ecuatoriano, aunque intrahospitalariamente se está usando la azitromicina como un antibiótico para una posible sobreinfección por baja de la inmunidad producida por el COVID-19, los antibióticos se usan para las bacterias no para los virus. 
 
Con respecto a las aspirinas, ya lo hemos publicado, pero no sobra aclarar: la aspirina está contraindicada para las personas con problemas de coagulación y con antecedentes de anemia o leucemia. Y en palabras de López, “con este medicamento se corre el riesgo de producir hemorragias de vías digestivas altas, que son sangrados intestinales graves. A los niños no se les debe dar jamás porque les puede producir daños renales”.
 
Para resumir, calificamos como falso el mensaje ‘La pandemia bajo la óptica de Manuel Elkin Patarroyo’. Las razones: la información no es de autoría del médico colombiano y las recomendaciones contienen datos errados.