Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 10 Septiembre 2021

Cifras de COVID-19 de vacunados en Israel son usadas para desinformar sobre las vacunas

Por Gloria Correa

La circulación de la variante delta y la relajación de las medidas en Israel se han asociado al nuevo pico de casos que vive ese país y afecta incluso a vacunados. Pero en redes usan cifras reales del pico para atribuir erróneamente resultados devastadores a las vacunas de ARNm

Un seguidor de Colombiacheck nos pidió verificar el siguiente texto:“Por ser de los primeros países en tener las más altas tasas de vacunación; Israel fue visto como un modelo a seguir. Sin embargo los resultados de la población luego de inocularse con las controvertidas inyecciones de ARN son devastadores. Según datos del Ministerio de Salud israelí, son principalmente los vacunados con 2 dosis los que están siendo en mayor parte afectados por el COVID”.

Al revisar el origen del texto encontramos que es parte de una nota publicada en una página web llamada Trikooba, el 30 de julio de 2021, titulada: “Datos israelíes recientes muestran una mayor hospitalización de pacientes COVID entre las personas totalmente vacunadas”. 

Pantallazo nota Trikooba

Dicho sitio web se describe como un portal de difusión de todo tipo de información alternativa. No obstante, fue reportado en un informe del diario La Vanguardia, de España, en mayo de 2021 y en otro publicado por los colegas verificadores de Newtral el 22 de agosto de 2021, siendo uno de los portales negacionistas de la pandemia que ha logrado posicionarse con éxito en Telegram.

  1. La información que incluye la nota de Trikooba se ha difundido en otras publicaciones en en redes sociales como Facebook (1,2,3,4,5) y Twitter, (1,2,3) que buscan desalentar la vacunación contra COVID-19.

En Colombiacheck, al verificar la nota de Trikooba encontramos que es cuestionable y desinforma ya que parten de un hecho real como es el ascenso de casos por COVID-19 en Israel desde finales de junio de 2021, que afecta incluso a los vacunados; pero se equivocan al señalar que esta situación se debe a la aplicación de las vacunas de ARNm, las cuales califican de producir “resultados devastadores”. 

Quienes hacen este tipo de interpretaciones son víctimas de la paradoja de Simpson o efecto Simpson en datos estadísticos y es una distorsión en la que el análisis de un conjunto de datos lleva a conclusiones erróneas que son opuestas al análisis de los datos desagregados. Diversos medios (1,2,3, 4, 5) que verificaron lo que se está difundiendo erróneamente de esta situación por COVID-19 tanto en Israel como en otros países como Inglaterra, también llegaron a esta conclusión.

Además, expertos en epidemiología y salud pública del portal Health Desk han explicado que la situación actual en ese país de Medio Oriente se debe a factores como la circulación de la variante delta y a la rápida desescalada que se dio a comienzos de junio en las medidas tomadas por la pandemia.

Y teniendo en cuenta que las vacunas no protegen un 100% frente a los contagios, sumado a que Israel es un país con una cobertura de más del 60% en vacunación contra COVID-19, con la circulación de una variante más transmisible, como la delta que incluso puede afectar a los vacunados, era de esperar que un porcentaje de estos se vieran afectados por nuevos contagios, así como el restante porcentaje de la población sin vacunar que está mucho más susceptible, tal como está ocurriendo en otros países como Estados Unidos e Inglaterra.

Alta cobertura de vacunación, sin resultados devastadores 

Israel fue uno de los primeros países en instaurar el programa de vacunación frente al nuevo coronavirus, iniciando el 19 de diciembre de 2020 con la vacuna Pfizer-BioNTech BNT162b2 y posteriormente, incluyó la de Moderna, ambas con tecnología de ARNm. Al comenzar dieron prioridad a los mayores de 60 años, los trabajadores del sistema de salud y personas con afecciones médicas subyacentes.

Desde entonces, Israel con aproximadamente 9.2 millones de habitantes, ha estado entre los países con mayor proporción de población vacunada contra COVID-19. Según el portal de estadísticas mundiales Our World In Data al 9 de septiembre de 2021 había alcanzado una cobertura de un 62,9% de la población total vacunada con dos dosis.

Datos al 9 de septiembre vacunados en Israel ourworldindataFuente:https://ourworldindata.org/vaccination-israel-impact

En la revista International Journal of Environmental Research and Public Health en mayo de 2021 resaltaron que la temprana negociación con las empresas farmacéuticas, la gestión y organización del programa de vacunación fueron factores determinantes para que Israel liderara la cobertura en vacunación contra COVID-19 en el primer semestre de 2021.

Pero la negociación temprana que llevó a cabo el primer Ministro Israelí Benjamín Netanyahu, con Pfizer cuyo contrato se reveló a comienzos de enero, incluyó la autorización de la cesión de datos sanitarios de los vacunados a la farmacéutica a cambio de dar preferencia a Israel en el suministro de vacunas, así lo publicaron medios como El País de España.

Entonces, es cierto como señala en Trikooba que por ser de los primeros países en tener las más altas tasas de vacunación, Israel ha sido visto como un modelo a seguir. No obstante, se equivocan al afirmar que los resultados luego de la vacunación con las inyecciones de ARNm son devastadores, pues diversos estudios han mostrado el impacto positivo de la vacunación en ese país.

En febrero de 2021, una editorial de la revista British Medical Journal y reportes en medios como la BBC, informaron que el Ministerio de Salud Israelí, después de analizar aproximadamente un millón de vacunados a quienes siguieron hasta más de siete días después de la segunda dosis de la vacuna, encontró que sólo 531 adultos (0,07%) completamente vacunados dieron positivo para coronavirus y de esos sólo 38 tuvieron una enfermedad moderada, grave o crítica.

La agencia de noticias Reuters también reportó en ese mismo mes que según análisis hechos por investigadores israelíes como Malka Gorfine, Hagai Rossman, Eran Segal y Uri Shalit, quienes se basaron en reportes nacionales por edad y ciudad, identificaron una reducción en infecciones y hospitalizaciones tanto en los mayores de 60 años, que fueron vacunados primero, como en las ciudades que vacunaron la mayor proporción de su población. Cambios que, según señalaron los investigadores, no se habían visto con las cuarentenas instauradas previamente. 

Y luego, otros estudios sumaron evidencia a lo que se vislumbraba en febrero de 2021.  En abril siguiente la revista New England Journal of Medicine publicó un estudio que evaluó la efectividad del biológico de Pfizer, basado en el análisis de un grupo de 596,618 vacunados frente al mismo número de no vacunados, entre diciembre de 2020 y febrero de 2021 en Israel. Encontrando que la efectividad de la vacuna (o protección en el mundo real) a partir de siete o más días después de la segunda dosis es de 87% para prevenir hospitalización y 92% ante enfermedad grave.

En el mismo sentido, investigadores de la Universidad de Tel Aviv publicaron en mayo de 2021 en la revista científica The Lancet  un análisis de datos de vigilancia nacional de la campaña de vacunación en Israel entre enero y abril de 2021, donde concluyeron que dos dosis del biológico de Pfizer son efectivas hasta un 97,5% ante hospitalización por enfermedad grave y un 96,7% frente a muerte por COVID-19. 

Ya en abril de 2021, a través del informe semanal de morbilidad y mortalidad de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos(CDC), otros investigadores habían reportado una disminución de hasta el 67% en la proporción entre mayores de 70 años frente a los menores de 50 años con COVID-19 que requerían uso de ventiladores mecánicos luego de iniciar el programa de vacunación en Israel. 

Datos que concuerdan con la tendencia hacia la baja de las cifras de admisiones semanales en Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) en el primer semestre de 2021 y  también se relacionan con la reducción de muertes por COVID-19 en el mismo período de tiempo en ese país, según Our World In Data (Ver gráficos adjuntos).

Ingresos a UCI en Israel

Muertes en Israel por COVID-19

Fuente: https://ourworldindata.org/vaccination-israel-impact

Por su parte, Eran Segal, biólogo computacional del Instituto de Ciencia Weizmann y asesor del Gobierno de Israel, el 16 de julio de 2021 desde su perfil de Twitter se manifestó sobre la cifra de enfermos críticos en comparación con una etapa similar en la que no había vacunas: “el porcentaje de casos que se vuelven enfermos críticos es ahora del 1,6%, en comparación con el 4% en una etapa similar en la tercera ola cuando no había vacunas”.

Así en Israel se evidenció el impacto de la vacunación en la reducción de enfermos críticos, ingresos a UCI y muertes  por COVID-19 que es el principal objetivo de los programas de vacunación de enfermedades infecciosas como ha señalado la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por eso los resultados de la vacunación no fueron devastadores como señala falsamente la publicación que estamos verificando. 

Las cifras son reales, las conclusiones erróneas

En la nota de Trikooba citan a Rafael Zioni, un médico internista del Hospital Laniado de Israel y adjuntan unas tablas, las cuales encontramos que él publicó originalmente en su perfil de Twitter el 14 de julio de 2021, con datos de casos entre vacunados y no vacunados que se han difundido ampliamente en redes sociales (1,2,3) asociadas a afirmaciones en las que atribuyen efectos devastadores a las vacunas.

Estas tablas, según replicó Zioni en su perfil de Twitter, las construyó a partir de datos crudos extraídos de la página oficial del Ministerio de Salud Israelí. 

tabla vacunados vs no vacunados Trikooba

Y ciertamente los datos del médico coinciden con los del Ministerio, así lo verificamos en Colombiacheck al acceder a la tabla original del Ministerio de Salud Israelí y filtrar por las variables que tuvo en cuenta Zioni, como rangos de edad, fechas de reportes, el positivo para COVID-19 luego de dos dosis de la vacuna y los no vacunados. 

Entonces los datos que publicó Zioni en sus tablas replicadas en Trikooba, así como en las otras publicaciones en redes sociales, son ciertos. Pero, a partir de ahí tanto Zioni como quienes lo replicaron sacan erróneas conclusiones sobre la vacunación al señalar que “los no vacunados parecen sobrevivir mejor a las infecciones por COVID-19” o al atribuir a las vacunas las hospitalizaciones y casos graves en vacunados.

El error radica en que se basan en datos crudos agregados, sacan las cifras fuera de contexto y establecen una precipitada conexión de causalidad entre vacunas y enfermos vacunados, dejando de lado que Israel para esa fecha tenía una cobertura de vacunación mayor al 50%, que la variante delta mucho más transmisible estaba circulando y comenzaba a afectar tanto a vacunados como a no vacunados ya que, como señalamos previamente, las vacunas no protegen al 100% frente a los contagios.

Una interpretación adecuada de los datos del Ministerio de Salud Israelí requiere entre otras cosas recurrir a análisis estadísticos, desagregar los datos, al menos por grupos de edad  calculando tasas que tengan en cuenta datos poblacionales. Valeria Patricia Torres Espín, Bioquímica clínica, Máster en Salud Pública y Epidemiología de la Universidad Internacional de Valencia, Máster en Enfermedades infecciosas y resistencia a antimicrobianos de la Universidad de Glasgow en Escocia, explicó a Colombiacheck al respecto: 

“Si tengo una lista de datos, como los de las tablas del Ministerio, debo elegir un modelo estadístico para hacer un análisis escogiendo las variables que quiero analizar. Ese tipo de análisis no son sólo los datos crudos que recojo, implica recurrir a análisis que además permitan hacer comparaciones con análisis previos y así obtener una conclusión que dista de lo que se ve a primera vista en los datos”. 

La OMS también señala que en análisis epidemiológicos es preferible usar tasas (proporciones) que incluyen un numerador y un denominador con datos poblacionales en un período de tiempo específico, que permiten hacer comparaciones objetivas entre grupos. Pero en las tablas de Zioni, tales tasas no fueron calculadas.

Jeffry S. Morris, PhD en estadística de la Universidad de Pennsylvania, a través de un blog de ciencia también explicó sobre este tema: “El uso de datos crudos exagera la efectividad de la vacuna cuando la proporción de vacunados es baja y atenúa la efectividad de la vacuna cuando, como en Israel, las proporciones de vacunados son elevadas".

La falacia de Simpson 

Sumado a las razones previas, quienes creyeron que las vacunas tuvieron resultados o efectos devastadores a partir de las tablas de Zioni, han caído en la falacia o paradoja de datos de Simpson. Debido a esta paradoja, la tendencia que se ve en un grupo de datos puede ser contraria a la que se encuentra al desagregarlos. 

Por eso al revisar los datos de las tablas de Zioni, según las variables: número de contagios frente a vacunados/no vacunados, la tendencia que se aprecia es que los vacunados tienen mayor número de contagios. Pero si se incluye la variable edad en el análisis y se compara con las dos anteriores, calculando las tasas para cada grupo de edad, la tendencia cambia y se pone en evidencia que los contagios son más comunes en no vacunados, incluso las hospitalizaciones y las muertes.

Lo que se puede apreciar fácilmente en las gráficas del  Ministerio de Salud Israelí  que incluyen las tasas por grupo de edad por cada 100.000 habitantes, poniendo en evidencia que los casos activos afectan más a los no vacunados menores de 50 años. Y los casos severos y muertes en los últimos 3 meses en adultos mayores de 60 años, también han afectado más a los no vacunados. 

Casos activos por 100.000 habitantes vacunados vs no vacunados Israel MinSalud

Gravemente enfermos mayores de 60 años Israel COVID-19

Muertes por COVID-19 según estado de vacunación

Fuente: https://datadashboard.health.gov.il/COVID-19/general

Por otra parte, el estadista Jeffry S. Morris, publicó en el portal Covid Data Science una tabla con casos severos por COVID-19 del 15 de agosto de 2021 en Israel con datos del Ministerio de Salud, en la que hace el análisis por grupos de edad entre vacunados y no vacunados, incluye tasas (número de casos por 100.000 habitantes), hace el cálculo del riesgo de enfermedad severa y la efectividad de la vacuna.

Tabla datos 15 de agosto COVID-19 en Israel Jeffrey Morris

Según esta tabla, que a diferencia de las de Zioni, incluye tasas y un análisis estadístico, los casos severos afectan más a los adultos mayores no vacunados, quienes son parte de un grupo altamente susceptible a enfermar gravemente. Pero la efectividad de la vacuna ante enfermedad severa sigue siendo bastante alta en todos los grupos de edad, siendo el grupo de 80-89 años el de la efectividad más baja (81,1%) y para todos los demás está entre el 88,7% y el 100%. 

Otras variables: relajación de medidas, variante delta, comorbilidades en adultos mayores

Ahora bien, teniendo en cuenta el contexto, el escenario por la pandemia en Israel desde finales de junio de 2021 cambió porque el país comenzó a vivir un nuevo pico. Desde entonces, medios nacionales israelíes e internacionales (1,2,3,4) publicaron que las medidas de bioseguridad que se habían levantado a comienzos de ese mismo mes, se volverían a instaurar.

Expertos en salud pública y epidemiología de la Universidad de Harvard explican desde el portal Health Desk que el aumento en los casos, que afecta tanto a vacunados como no vacunados en Israel, se asoció entre otras cosas, a variables como la presencia de la variante delta que es más transmisible, y a la relajación de las medidas de restricción previas. La Federación Internacional de la Cruz Roja también reportó  para el 09 de agosto, que la variante delta, era la causa probable del 98% del nuevo y rápido aumento de los casos y la morbilidad en Israel.

Alejandro Macías, infectólogo, excomisionado contra el virus A-H1N1 en México, explicó a AP News medio que también verificó las tablas de Zioni que “es una cuestión de proporciones. Al igual que en todo el mundo, un gran porcentaje de los nuevos casos de COVID-19 están ligados a la variante delta, una mutación del coronavirus que se propaga más fácilmente que otras y de ahí que se vea un aumento en los casos en Israel y en todo el mundo. Las vacunas que actualmente se encuentran disponibles no siempre evitan la enfermedad, pero sí se evitan la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte”, resaltó Macías. 

De hecho, el Ministerio de Salud Israelí quien monitorea la efectividad de las vacunas, a través de un comunicado a principios de julio de 2021 reportó una reducción en la efectividad de la vacuna de Pfizer al 64% en la prevención de infecciones y de enfermedad sintomática, simultáneamente con la propagación de delta en el país, pero la efectividad siguió siendo alta, del 93% en prevención de enfermedad grave y casos de hospitalización. Datos que también reportó Pfizer en un artículo que aún no ha sido revisado por pares.

Por eso, desde el 29 de julio el Ministerio de Salud Israelí, anunció que comenzaría a administrar vacunas de refuerzo a personas mayores de 60 años o con condiciones preexistentes para potenciar la respuesta inmune y desde el 30 agosto extendieron la medida a todos los mayores de 12 años. 

Valeria Torres, explicó a Colombiacheck sobre esa situación: 

Sabíamos que la protección por las vacunas podría disminuir o caducar, y con el nuevo coronavirus vivimos la ciencia en tiempo real. La ciencia de enfermedades infecciosas es de esperar, reportar cuando tengo suficientes datos y analizar.  Ya sabíamos con otras vacunas que se podría requerir vacunar periódicamente. Evidentemente el repunte de casos en vacunados en Israel entre junio y julio, principalmente en adultos mayores, muchos de los cuales tienen comorbilidades o un sistema inmune más frágil, fue mostrando la necesidad de una tercera dosis que el mismo Ministerio de Salud instauró desde finales de julio”, enfatizó Torres.

Pero Israel no ha sido el único país que, con una amplia cobertura en vacunación, se está enfrentando a un nuevo pico por la presencia de la variante delta, países como Estados Unidos e Inglaterra están viviendo situaciones similares con contagios que afectan tanto a vacunados como a no vacunados.   

Finalmente, Torres concluyó respecto a lo que transmite la nota de Trikooba que verificamos: “Si analizo las gráficas de los casos, hospitalizaciones y muertes en Israel durante la pandemia no puedo decir que la vacunación no sirve. Si las vacunas no sirvieran en absoluto, las curvas no hubieran bajado en ningún momento”, como si lo hicieron desde enero de 2021.

Por lo tanto la publicación de Trikooba que verificamos  es cuestionable porque usa datos reales de COVID-19 en Israel para saltar a conclusiones falsas que desalientan la vacunación y son producto de una interpretación inadecuada de los datos agregados.

La circulación de la variante delta, altamente transmisible y la relajación en las medidas tomadas por la pandemia son factores que influyeron en el nuevo pico que vive Israel. Y al haber en Israel un alto porcentaje de la población vacunada, las cifras de contagios y hospitalizaciones también han afectado a los vacunados, pero a partir de esto no se puede concluir que los resultados por las vacunas de ARNm son devastadores o sean la causa directa de esa situación, ya que el plan de vacunación ha demostrado ser efectivo al reducir muertes, hospitalizaciones e ingresos a UCI por COVID-19.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 12 Agosto 2020

Gobernador del Tolima se descacha en valor de la posible vacuna contra COVID-19

Por Jose Reinaldo Morera Molina – RedCheq

Pese a que Ricardo Orozco asegura que el precio de la vacuna para el coronavirus puede tener un costo entre los 10.000 y los 12.000 pesos, esta cifra puede ser mucho más elevada de acuerdo con los diferentes precios publicados por los laboratorios.

El 28 de julio el gobernador del Tolima, Ricardo Orozco, propuso de acuerdo con diferentes medios locales (1, 2, 3, 4, 5) crear un fondo económico para la adquisición de una eventual vacuna para el COVID-19 ante la Federación Nacional de Departamentos (FND). 

De acuerdo con Orozco, cada dosis tendría un costo que oscila entre los 10.00 y los 12.000 pesos. Sin embargo, el Estado colombiano está generando acuerdos para la adquisición de la vacuna con diferentes laboratorios a nivel mundial y los precios de las dosis revelados hasta la fecha pueden oscilar entre los 11.000 (laboratorio AstraZeneca) hasta los 225.000 pesos colombianos (laboratorio Moderna).

Intentamos obtener la declaración tanto del Gobernador Orozco como de su equipo de prensa para aclarar en qué fuente se basó para afirmar este costo de la vacuna y si el precio lo tendrían que pagar los ciudadanos, pero no obtuvimos respuesta.

Tipos de vacuna en desarrollo

Colombiacheck consultó a Alfonso Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Infectología, ACI, para conocer cuáles son los tipos de vacuna de COVID-19. Rodríguez nos remitió al documento “COVID-19: avances recientes en la identificación de nuevos candidatos a vacunas y el estado actual de las próximas vacunas contra el SARS-CoV-2”. 

En esta investigación se explica que hay más de 149 vacunas e inmunoterapias en desarrollo; de estas, 132 se encuentran en la etapa de ensayo clínico y 17 están en fase de evaluación. Entre las últimas, 6 se encuentran en la fase final de desarrollo de acuerdo con la OMS.

Este documento también señala que son posibles varios tipos de vacunas contra el SARS-CoV-2 (COVID-19) entre los que están: vacunas completas basadas en virus (una carga del virus atenuado o muerto), vacunas de subunidades (contiene solo un fragmento específico del virus), vacunas basadas en ácidos nucleicos (ARN, ADN), vacunas recombinantes y vacunas basadas en partículas similares al virus.  

Precios de las vacunas publicados hasta ahora

Hoy en día, diferentes laboratorios han publicado el posible valor de distribución de sus vacunas, entre los cuales se encuentran: 

  • Moderna, con un costo entre 50 y 60 dólares (de 187.000 a 225.000 pesos colombianos) distribuidos en dos dosis con 28 días de diferencia

  • Pfizer, con un costo de 39 dólares (146.000 pesos colombianos) distribuidos en dos dosis con 28 días de diferencia

  • Janssen Pharmaceutica, subsidiaria de Johnson & Johnson, con un valor de 20 dólares (75 mil pesos colombianos) distribuidos en dos dosis con 56 días de diferencia

  • AstraZeneca con un costo de 2,8 dólares (11.000 pesos colombianos) en una única dosis.

Gratuidad de la vacuna para los colombianos   

En Colombia, tanto el Ministerio de salud como el Congreso de la República han manifestado que buscan la distribución gratuita de la vacuna del COVID-19 en el país. Por parte del Ministerio de Salud se dio la siguiente declaración:

“En Colombia la vacunación por norma es gratis, hasta el momento se han vacunado a todos los niños del país de manera gratuita. Nosotros no entendemos que fuera diferente en el caso de la vacuna del Covid-19. Los precios que estamos hablando en el mercado internacional pueden oscilar de 3 a 60 dólares. Esto puede representar un esfuerzo muy grande para los fiscos del país”, dijo el ministro de salud Fernando Ruiz en la emisión del 1 de agosto de 2020 del programa televisivo ‘Prevención y Acción’.

También desde el Congreso de la República se han generado iniciativas. El proyecto de ley 284 de 2020 busca conformar la estrategia de vacunas por impuestos. Este modelo de financiación consiste en que el Instituto Nacional de Salud, INS, autorice que las personas jurídicas obligadas a declarar renta puedan pagar el 50 por ciento del impuesto con la compra de vacunas para COVID-19. Las personas que quieran acceder a este beneficio deberán comprar las dosis en los laboratorios permitidos por el Estado para que el sistema de salud las distribuya por todo el territorio nacional.

Por otra parte, también existe el proyecto de ley 294 de 2020. Esta iniciativa pretende autorizar al Gobierno Nacional para que, en cumplimiento de los artículos 341 y 345 de la Constitución Política de 1991, incorpore dentro del Presupuesto General de la Nación las partidas presupuestales necesarias para garantizar la vacunación gratuita y obligatoria a toda la población residente en el país frente al COVID-19.

Mecanismos para la adquisición de la vacuna en Colombia

Según el Ministerio de Salud, la ruta de acceso a una vacuna en cualquier país implica la definición de una política pública, una planeación operativa, adquisición, distribución, aplicación del biológico, seguimiento y evaluación y apoyo tecnológico. Colombia, por su condición económica y científica, no puede conseguir las dosis necesarias del antídoto para el COVID-19 por sí sola. Desde el ministerio de Salud se han generado dos tipos de estrategias: acuerdos bilaterales y multilaterales.

Los acuerdos bilaterales consisten en que el país negocia directamente con los laboratorios de las vacunas. “Colombia ya firmó un acuerdo de confidencialidad con Pfizer y con AstraZeneca para empezar esas negociaciones de compra, pero no de testeo”, dijo el Ministro de Salud en el Boletín de Prensa No 541 de 2020.

Por otro lado, Colombia hace parte de la alianza COVAX, un acuerdo multilateral para la adquisición de la vacuna de COVID-19 a nivel internacional. La alianza COVAX es un eje clave de la estrategia Acelerador de Acceso a Herramientas COVID-19 de la OMS. Esta es una colaboración global para acelerar el desarrollo, la producción y el acceso equitativo a las pruebas y tratamientos de COVID-19 y vacunas. COVAX está codirigido por GAVI (la Alianza Global para las Vacunas y la Inmunización), la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI) y la OMS, por lo cual trabaja en asociación con fabricantes de vacunas de países desarrollados y en desarrollo.

El objetivo de COVAX es para finales de 2021 entregar 2.000 millones de dosis de vacunas seguras y efectivas que hayan pasado la aprobación regulatoria de la OMS. Estas vacunas se entregarán por igual a todos los países participantes, procurando abarcar el 20 por ciento de la población de cada uno de los asociados, priorizando a los trabajadores de la salud. Luego, COVAX pondrán a disposición nuevas dosis en función de las necesidades del país, la vulnerabilidad y la su amenaza frente al COVID-19. La instalación COVAX también mantendrá una reserva de dosis para uso humanitario y de emergencia, incluido el tratamiento de brotes graves antes de que se salgan de control.

Presupuesto del Estado para la vacunación

El Ministro de Salud de Colombia anunció que el presupuesto nacional incorporará recursos para vacunar a 6 millones de personas. Según el ministerio, 20 por ciento de la población sería vacunada con la dosis del equipo AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Esta vacuna sería adquirida por medio del acuerdo de compras conjuntas o centralizadas coordinado por COVAX. La vacunación para el resto de la población contemplada inicialmente se haría en principio con otras vacunas (entre ellas la de Pfizer) que hacen parte de los acuerdos bilaterales de confidencialidad.

Según el documento Estimaciones de precios de las vacunas covid-19 y escenarios del presupuesto nacional requerido para la vacuna de Pfizer de la Universidad Nacional, si el precio fuera el mismo de la compra anticipada de los Estados Unidos, es decir 143.488 pesos (o 39 dólares) por dos dosis, se necesitarán cerca de 689.000 millones de pesos: dos veces más que el presupuesto destinado para todo el plan ampliado de inmunización en Colombia durante el año 2020 (363.000 millones de pesos), presupuesto que no solo incluye el costo de los biológicos, sino otros rubros como comunicaciones, eventos, tiquetes y viáticos relacionados.

Quisimos entender con más detalle de qué manera se van a distribuir los recursos de la Nación para adquirir la vacuna. Es por eso que nos pusimos en contacto con el equipo de prensa del Ministerio de Salud. Ellos nos remitieron a su último comunicado de prensa en donde se explica que el gobierno espera intervenir a 29’818.580 personas de la población de alto riesgo y económicamente activa. Además,el Estado también espera invertir un total estimado -teniendo en cuenta que actualmente es incierto y se calcula sobre un promediado- de 1’414.744’446.212 de pesos del presupuesto biológico.

Por todo lo anterior, pese a que el Gobernador del Tolima se aproxima al valor de la vacuna que ofrece el laboratorio AstraZeneca (11 mil pesos colombianos), existe la posibilidad de que el país adquiera una vacuna con un costo más elevado como la de Pfizer (146 mil pesos colombianos). Además, existen diferentes iniciativas a nivel nacional que pretenden ofrecer gratuidad de la vacuna para los colombianos, por lo cual es cuestionable decir que la vacuna para COVID-19 tendrá un valor entre los 10.000 y los 12.000 pesos en Colombia.